Páginas vistas en total

sábado, 1 de enero de 2011

BELENES DE VALVERDE DEL CAMINO (II)

EL BELEN DE JUANITA CORRALEJO FLORES

Por Juan Carlos Sánchez Corralejo


Llevo cuarenta años disfrutando de este Belén del número 5 de la Calle Agustina de Aragón, viendo cómo Juanita crea volúmenes de la nada para recrear la geografía silvestre e imaginaria de Judea, viendola cómo mima el suelo y lo  construye a base de serrín y  panita.

Es naturalmente un Belen Popular en el que no falta el corcho, el musgo -más conocido en Valverde como panita-, el serrín que le trae su hijo mayor, Jose Ramón,  de la fabrica de carpinteria donde trabaja  y el  papel estrellado que le servirá para recrear la noche de Belén.

Sus construcciones alternan los elementos prefabricados con algunos de elaboracion propia. Además,  la experiencia de Juanita no se olvida de ciertas técnicas básicas de perspectiva,  como colocar en el fondo del paisaje y en los escarpes de las colinas  pequeñas casitas o figuras de inferior tamaño a las de primer plano del espectador.

Dedica el  puente de la Inmaculada a su diseño e instalación y finalmente lo llena de  imagenes, de luces y de agua. Y aromatiza la estancia con los ramos que le presta la madre naturaleza:  eucalipto,  mortillo,  madroño, romero brezo y algunos  tallos de acebuche, todo ello recolectado en su justa medida, buscando la armonia con el equilibrio mediambiental.

Al Belen de Juanita le hemos cantado villancicos sus hijos y sobrinos con curiosas panderetas realizadas a base de un pequeño madero y chapas de cola cola apuntilladas en el mismo. Hoy  tambien le cantan sus nietos y alguna que otra vecina y amiga de la familia  que siguen viendo algo de artistico en esta bella tradicion familiar.

 Hoy, igual que ayer, sus  nietos prefieren su pandereta artesanal que les ha fabricado el abuelo Pepe -recordando su tiempos de carpintero- y desdeñan las  panderetas estandarizadas del Carrefour.

2 comentarios:

  1. Ojala Juanita viva muchos años para seguir construyendo estos belenes tan maravillosos a sus hijos y nietos. A mí me encantan los belenes, algo que me ensenó mi querida madre.

    ResponderEliminar
  2. Veo que hemos vivido experiencias parecidas.
    Al fin y al cabo todos somos casi iguales.
    Muchas gracias por tu comentario

    ResponderEliminar