Páginas vistas en total

jueves, 26 de abril de 2012

SANTA CRUZ DE RABOCONEJO

Pregón de la Cruz de Raboconejo., Mayo del año 2.001 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Andrés Bruno Romero Mantero
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En el año 2001, Andrés Bruno Romero nos regaló un magnifico pregón. Ahora tienes la oportunidad de recuperarlo.  


PREGÓN DE LA SANTA CRUZ DE RABOCONEJO, MAYO DE 2001

Estaba este año metido en el puesto de jaras, allá por las tierras del Andévalo, esperando que el campo le respondiera a la jaula, mientras me entretenía con un morado candil que nacía del húmedo suelo y girando el trompo de la semilla de la jara, cuando oía, a lo lejos, una larga voz del porquero que llamaba a la piara a la bellota recién vareada.

Uoooooooquei.................Uoooooquei
Y me transportaba a estas tierras con otras voces que llamaban, desde las casas a la bodega para ver si estaba allí el tío José María:
Uheeeeee........ Uheeeeeee

O cuando la Pepa, la mujer del Chato, lanzaba una estentórea fina y alargada:
Josefitaaaaaaaaaa........

¡Las voces humanas del campo!
Y me acordé del encargo que, a través de Diego Arroyo, me hacía nuestro Mayordomo Ramón “El Rubio” para el Pregón de la Cruz de Raboconejo......
Y puse mi cabeza y mi alma a embilmar la tarea Quiero agradecerte, amigo Basilio, tus elocuentes palabras e inmerecidos elogios.

Tú que vienes de un gran pueblo señorial y luminoso, como es tu Moguer, con esa luz filtrada por los colores, de sus cancelas, linternas y las monteras que cubren sus patios interiores. Y a pesar de tanta belleza, te vienes a menudo a estos campos y a estas gentes en busca de tus raíces y las emociones de esta naturaleza. En nombre de estas gentes y sus problemas, te agradezco que cuides, con mimo, los archivos que allí se encuentran y que tantos datos tienen de estas tierras. Muchas Gracias.

Este Pregón, que comienzo, estoy seguro que le hubiera gustado ofrecerlo a mi padre, que tan en el alma tenía metido a Raboconejo; y que reflejaba los detalles de estos campos en toda su poesía y que llevaba en su cabeza el problema de sus gentes. Así dedicaba, allá por los años 50 su libro “Un pueblo Colonizador” y decía en su primera página: “A José María Mora Azogil y en él a todos los campesinos valverdeños que han colonizado heroicamente los Baldíos comunes de Niebla”. Y que en su famosa poesía de la oropéndola decía:

Viejo hortelano que labras
perdidos huertos,
huertos lejanos...

Cuatro membrilleros
diez febles naranjos
y cabe la choza
de ripias mugrientas,
un laurel muy tieso.

¡Un dós! ¡Un dós!
La luna y el sol
besan tu sudor.

¡Un dós! El caracol
brilla en su arrebol.
¡Aire de tu sol!
¡Silba, silba amorosa
desde tu pino!
¡Silba, silba dichosa
desde tu nido!
. . . . . . . . . .

Si quieres leerlo completo o descargarlo en formato pdf. pinche en el siguiente enlace: 

http://dl.dropbox.com/u/27145945/Raboconejo.pdf



No hay comentarios:

Publicar un comentario