Páginas vistas en total

miércoles, 6 de agosto de 2014

BARES, QUÉ LUGARES

LA SOCIABILIDAD DEL BAR.-

JCSC

La mayor parte de los bares que mencionamos en esta reseña ya no existen... pero existieron.

A mediados de los años cincuenta, propios y visitantes se veían atraídos por los ricos aperitivos y chacinas del «Bar los Pinos Casa Baquero», o por las comidas caseras de otro de los clásicos de la hostelería valverdeña, «Casa Elvira». Los lugareños frecuentaban la taberna de Pinto, regentada por José Bermejo, El Bar Gallístico en el cercano Matadero, la taberna de la Estación, de Manuel Duque Contioso, y más tarde de José María Arroyo Blanco “el Temprano”,   el bar de la Plaza de Toros con Cornelia Canto, el Templete de Francisco Domínguez, y el bar del Cine, a cargo de  Manuel Marín.   



A mediados de la década de 1950, se inaugura el Templete -que acogería en adelante los conciertos de la Academia de Música-, en la Plaza Ramón y Cajal, que también acababa de estrenar su nueva iluminación con luces de mercurio. Luego vendría la terraza, donde tomar un vermut, mientras los más jóvenes paseaban en busca de pareja. En estos años, la caseta de feria se sitúa ya en la Plaza Ramón y Cajal, bajo la gerencia de José Doblado Vizcaíno.

En una esquina de la Plaza se erguía, humilde pero orgullosa,  la heladería el Valenciano, que nace en 1942 de la mano de Pascual Guillén Samper, venido desde Ibi, la ciudad alicantina paraíso de los helados, del hielo producido de forma artesanal en los pou de Neu o pozos de nieve, y de los juguetes. Sus exquisitas producciones eran entonces, y han seguido siendo, una de las señas de identidad de Valverde del Camino.
 
Esta década, la Goya pasa a ser regentada por Porfirio Veiga Mendoza y su esposa, Reposo Sánchez Contioso, sobrina de la dueña primigenia. Entonces  vinieron los billares, los futbolines y las mesas de ping-pong, exclusivos de la población masculina, cuyo acceso estaba vedado a las chicas, que debían ir a jugar o pasear a la Plaza. 

El Casino El Católico era el lugar de cita y diversión.  Allí se congregaba la juventud valverdeña, después de salir de la preceptiva misa de doce del domingo, y allí Ildefonso Valero interpretaba al piano las músicas de actualidad, como El Último Cuplé de Sara Montiel. Por la noche se hacía necesaria la visita al Cine Zarza Mora, posterior Cinema Valverde, edificio esplendoroso, envidia de toda la comarca, para asistir a la proyección de películas como Lo que el Viento se llevó, con la bella y caprichosa Scarlett O'Hara (Vivien Leigh), historia de amores, ambiciones y derrota en el marco de la Guerra de Secesión Norteamericana; Levando Anclas de George Sidney y protagonizada por Gene Kelly y Frank Sinatra, o Escuela de Sirenas de Esther Williams, superproducción en Technicolor de la llamada sirena de América.


 




La Taberna de Arroyo, frente al centro cultural Católico
RICO PEREZ; A. 1999, Valverde en Sepia, 2, lam. 10




Bar de Hinestrosa. Álbum fotográfico de José Sánchez

El Templete. Álbum fotográfico de Valvanera Jiménez


1 comentario:

  1. Tenéis información sobre una película llamada los pinos de Valverde con aurora bautista?

    ResponderEliminar