Páginas vistas en total

lunes, 22 de diciembre de 2014


REPOSO   E    INMACULADA: La virgen valverdeña en la magna procesión mariana de 1954.

Juan Carlos Sánchez Corralejo

 En Facanías. Diciembre de 2014.

Sirva de pequeño homenaje a la hermandad de la Virgen del Reposo de Valverde del Camino

 
 
 
La exaltación a la pureza de María y su carácter de patrona de España le confirieron siempre u lugar destacado en el fervor de la feligresía católica. En 1760, el rey Carlos III nombró a la Inmaculada Concepción patrona de las Españas y del resto de posesiones del imperio, y un siglo después el Vaticano –tras varias centurias de debates teológicos-, proclamó el Dogma Concepcionista. Corría el año 1854 y ocupaba el solio pontificio Pío IX. La doctrina católica asume desde entonces sin reservas que la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su Concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano, es revelada por Dios, y por lo mismo debe creerse firme y constantemente por todos los fieles».[1]

 
El año de 1954 vino marcado por el primer centenario del Dogma Concepcionista, y su celebración tuvo especial significación en la Andalucía occidental.  Los medios eclesiásticos de cada provincia se afanaron por lograr la mayor solemnidad de las ceremonias. En Sevilla se celebraron actos litúrgicos en la catedral las mañanas y tardes de los días 8 de cada mes, además de  cantos y ofrendas ante el monumento de la Plaza del Triunfo, por parte de las hermandades y congregaciones marianas de la capital hispalense que se turnaron semanalmente en dicho menester.[2]

 Si Sevilla, ciudad especialmente mariana, renovó su vinculación con la Purísima Concepción en tan señalada fecha de 1954, Huelva no quiso quedarse atrás. El nuevo obispado onubense preparó la Primera Semana Mariana Diocesana, y para ello organizó conferencias, exposiciones y diversos actos colectivos de feligreses, asociaciones y cofradías, y sendos homenajes a las madres en la plaza de toros y a la infantería, de la que era patrona desde 1892, como antes lo había sido de los tercios de Flandes y de los de Italia. Pero, su principal ingrediente debía ser una magna procesión mariana, anunciada  a bombo y platillo por Pedro Cantero Cuadrado, -primer obispo de la provincia que había tomado posesión de la diócesis creada a finales de 1953, en  marzo de 1954-,  desde los micrófonos de Radio Nacional de España en Huelva[3].

 
l 8 de diciembre de 1954, coincidiendo con la clausura en Roma por parte de Pio XII del Año Mariano desde el lecho de su cámara privada, Huelva organizó una gran procesión con las imágenes de las patronas de la diócesis, presidida por la Inmaculada Concepción, en su nueva condición de patrona de la Diócesis Onubense. El diario Odiel dedicó un amplio seguimiento a los preparativos, al origen de las imágenes -crónicas medievales y los relatos míticos pasados de generación en generación-, alusiones a sus milagros, etc.,  y se ocupó de las vicisitudes del  traslado de las principales vírgenes de la provincia a la capital en varios artículos del mes de  noviembre, y dedico varios números en el mes de diciembre  a exaltar la conmemoración.   
 
No faltó la representación andevaleña: la Virgen de la Peña anuncio su presencia por voz del párroco, Ildefonso Conejo[4], mientras Calañas estaba entusiasmada con la invitación a su hermandad, presidida por el alcalde local Rafael Naranjo y la labor impulsora de su párroco José González Marín y del hermano mayor, Juan Conde Vélez, quienes  debieron superar las dificultades económicas de la hermandad para afrontar los gastos del traslado[5]. La ayamontina Virgen de las Angustias debía llegar la tarde del día 6 y fue cobijada en la parroquia de San Pedro acompañada por cientos de ayamontinos llegados en un tren especial fletado para la ocasión[6], mientras los habitante de Manzanilla llegaron en una gran caravana de camionetas y automóviles[7] y la virgen de los Milagros de Palos era embarcada en el buque de la marina española V-17,  en el muelle de la Rábida con destino a Huelva[8].  Las imágenes aguardaron en la Catedral, o en las iglesias de San Pedro y el Sagrado Corazón de Jesús, su salida procesional.  Así, la Virgen iliplense del Pino,  trasladada desde la Parroquia de Santa María de la Granada en un camión ofrecido por Luis Beltrán "El Canalero", quedó instalada en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en el barrio del "Polvorín".

 La organización sindical provincial rindió homenaje a la Inmaculada, el domingo 5 de diciembre a través de sus empresarios y trabajadores. Hubo misa en la catedral con presencia del jefe provincial de sindicatos, José Luis Galovart García, acompañado por el asesor religioso de la C.N.S. y el secretario provincial de sindicados, Arturo González Zamudio[9], hombre muy vinculado a Valverde desde 1956 en su papel profesor de dibujo técnico y secretario de la Escuela Profesional,  y varios miembros del sindicalismo vertical de la provincia con alocución del obispo en torno al valor de la hermandad y la caridad.   

 La parroquia de la Concepción, a cuyo frente estaba el párroco valverdeño José Manuel Romero Bernal, fue el epicentro de las celebraciones. Allí se celebró por la mañana solemne misa de pontifical, en la que se consagró la recién creada diócesis a la Inmaculada, y en la que  el valverdeño actuó de porta-muceta, mientras que la capilla musical corrió a cargo del coro parroquial de Valverde del Camino, en su segunda actuación en Huelva  tras la anterior pontifical[10]. A las 12 y media hubo un acto literario musical en el teatro Mora cargo del grupo de danzas de la sección femenina y la representación del auto La hidalga del Valle de  Calderón de la Barca[11]. Para la tarde se reservó la salida de las imágenes desde los distintos templos que habían acogido las imágenes desde su llegada a Huelva.  Ese 8 de diciembre de 1954, año Santo Mariano en la Iglesia Católica española, fueron convocadas en Huelva todas las patronas de las distintas localidades de la provincia. Más de 30.000 personas presenciaron el paso de las 28 imágenes que acudieron en una gran procesión que se inicio en la Plaza del Punto y se dirigió  a la Catedral de la Merced.[12]

 La tarde era desapacible y las gotas de lluvia afearon el evento.  La crónica señala que
 
"a pesar del mal tiempo, que cuajado en lluvia durante casi toda la tarde, la magna procesión de las vírgenes patronas de imágenes más veneradas de 28 pueblos que, atendiendo al requerimiento hecho por el obispo Pedro Cantero Cuadrado, concurrieron a Huelva, constituyó una grandiosa manifestación de fe y fervor marianos que, difícilmente podrá darse de nuevo en esta provincia".[13]

En Huelva se dieron cita las imágenes de Nuestra Señora de los Ángeles de Alájar, bajo su templete de plata; la Virgen de los Remedios de Aljaraque; Piedras Albas de El Almendro; la Virgen de Gracia de Alosno; la Virgen de las Angustias de Ayamonte; Nuestra Señora de los Clarines de Beas; la Inmaculada Concepción de Bonares; la Virgen de Coronada de Calañas; la del Rosario de Cartaya; la Esperanza de Cumbres Mayores; la Virgen de la Estrella de Chucena; la Virgen del Valle de Hinojos;  la Virgen del Carmen de Isla Cristina; la Bella de Lepe; Nuestra Señora del Valle de Manzanilla; la del Rosario de Riotinto; Montemayor, de Moguer; del Pino, de Niebla; la del Valle de La Palma del Condado; los Milagros, de Palos; el Carmen, de Paterna del Campo; la Virgen de la Peña de Puebla de Guzmán; la Cabeza, de Puerto Moral, no incluida inicialmente en el programa,  la Asunción de Trigueros, que pese a no ser la patrona del pueblo “se le profesa una gran devoción”; la Blanca, de Villablanca; la Virgen de la Cinta y la Inmaculada Concepción, de Huelva;todas ellas acompañadas de sus respectivos hermanos mayores,  párrocos y alcaldes, miembros de la guardia civil y  numerosos acólitos con banderas concepcionistas y de España.[14]

 
Todas las imágenes llegaron hasta la Plaza de la Merced, en una procesión que recorrió las principales calles de la ciudad engalanadas para el acto, como había pedido el alcalde Rafael Lozano Cuerda. Dicha procesión se inicio a las tres del mediodía en el Punto y recorrió las calles 18 de Julio, Primo de Rivera, Calvo Sotelo, Concepción, Mora Claros, Puerto, San José y  Paseo de la Independencia. Una vez llegada la comitiva de las Vírgenes Peregrinas que culminaba el paso de la Virgen Chiquita de Huelva y la Inmaculada a la Plaza de la Merced, hacia las siete y media, se expuso el Santísimo Sacramento traído al efecto desde la catedral.  Los pasos de la Cinta y de la Inmaculada aparecían frente al quiosco central, donde se había colocado la presidencia. El gobernador y el obispo leyeron las formulas de la consagración de la provincia y de la diócesis, terminando el acto con la bendición de Cantero Cuadrado con el Santísimo Sacramento.[15]

 Asistieron junto a las imágenes, jóvenes de todas las poblaciones, con los trajes típicos de sus pueblos. Las calañesas, vestidas de serranas, y acompañadas del tamboril y la gaita transportaron a Huelva el tipismo de la Romería de la Virgen de Coronada. No faltaron  los danzantes de Cumbres Mayores y su coro femenino de Acción Católica,  los danzantes de Villablanca y La Puebla de Guzmán, el tamboril de Beas, los campanilleros de Bonares, a orquestina minera de Riotinto, ni  la Banda Municipal de Huelva.[16]

  
La Virgen del Reposo, de vueltas a Valverde.-

La imagen de la virgen del Reposo también se trasladó a Huelva para participar en la magna procesión mariana. M. González Mora hablaba entonces de “una animación extraordinaria” en la localidad ante su traslado al evento[17]. Pero la Virgen valverdeña, debido a la intensa lluvia, decidió refugiarse en la Iglesia de la Concepción[18] y no llegó a desfilar en una procesión que se prolongó durante cerca de cuatro horas. Su junta de gobierno optó por la prudencia y no quiso poner en riesgo ni la imagen ni el paso: «Por acuerdo de su junta de gobierno, la devotísima imagen de Nuestra Señora del Reposo no figuró ayer en la procesión final de la Semana Mariana Diocesana»[19].

La incomparecencia de la Virgen del Reposo originó cierta polémica en Valverde. La hermandad quiso resarcirse de aquel mal sabor de boca y para ello organizó un triduo en la parroquia de San Pedro entre los días 9 y 11 de diciembre:

«La colonia valverdeña residente es esta capital invita hoy a todos sus paisanos y fieles en general, a la una de la tarde, al traslado procesional de dicha efigie desde la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús a la de San Pedro, donde esta tarde también dará comienzo un triduo en honor de la citada virgen para ser terminado el sábado, ya que la mañana del domingo será reintegrada a Valverde»

 

                                                             En el cabezo de San Sebastián.  
 
  
 
La patrona en la fábrica de cortes aparados de Manuel Domínguez Bermejo, Casa Maíllo

 
El domingo 12 de diciembre, ya de vuelta, Valverde recibió a su patrona con representación de todas las hermandades de gloria y penitencia, con sus insignias y estandartes, las representantes de Acción Católica y un inmenso gentío que esperaba a su patrona en el Punto. Las fotos de Rodolfo Almeida –cedidas por Mati Mendoza-  nos muestran la presencia, entre otros muchos asistentes, de los portadores de las varas de las distintas hermandades locales y devotos de la patrona, entre ellos, José Mora Mora, presidente de la hermandad del Reposo,  José Hidalgo Cera, Agustín Rodríguez Rodríguez, Sebastián Nieto Mora, Andrés Rite Batanero, Antonio Feria Arroyo,  Fernando Borrero, Alberto caballero Romero, Juan Batanero Cumbreño, Rafael Arroyo Sánchez, Fernando Borrero Vizcaíno, Manuel Pernil Cortés o  Adulfo Márquez.
 
La virgen valverdeña fue traída en su paso, desde la ermita de San Sebastián, que por entonces estaba en proceso de construcción hasta el Toril. Al llegar a la altura del antiguo paso a nivel, el clamor fue unánime y se escuchó a la banda municipal que, en traje de gala,  interpretó los sones de la Marcha Real.  La imagen circunvaló la carretera y, según cita literal del diario Odiel,  llegó a la Avenida de José Antonio, donde “los exuberantes y verdes naranjos, el esplendor del sol” y las notas de “A la madre de Dios del Reposo” condujeron casi en volandas a la virgen hasta su templo. La plática final de Juan Romero Oviedo puso fin al recibimiento jubilar de la patrona de Valverde.[20]

 







[1] RAMBLA, Pascual O.F.M., (1954): Tratado popular sobre la Santísima Virgen; Parte III, Cap. V: Historia del dogma de la Inmaculada Concepción.  Barcelona, Ed. Vilamala, 1954, p. 21.
[2] ABC. Edición de Andalucía. Sábado 12 de diciembre de 1953, p. 19. “Quedó constituida en Sevilla la junta del año concepcionista”.
[3] ODIEL. “El señor obispo anuncia…”. 11 de noviembre de 1954, pp. 1 y 3.
[4] ODIEL. Martes 23  de noviembre de 1954, p. 6. “El traslado de la santísima Virgen de la Peña a Huelva…”
[5] ODIEL. Sábado 27 de noviembre de 1954, p. 7. “Entusiasmo de Calañas por el traslado de la Virgen de Coronada”.
[6] ODIEL. Martes 30 de noviembre de 1954., p. 6. 
[7] ODIEL. “Nuestra Señora del Valle, patrona de Manzanilla”. Domingo 5 de diciembre de 1954, p. 5
[8] ODIEL.  8 de diciembre de 1954, p. 4. “Llegada de la Virgen de los Milagros”
[9] ODIEL. Domingo 5 de diciembre de 1954, p. 6   “Hoy, homenaje sindical a la Inmaculada”.  ODIEL. 7 de diciembre de 1954, pp.1-2  “Gran homenaje a la Inmaculada por la Organización Sindical”.
[10] ODIEL. 9 de diciembre de 1954, pp. 1 y 4. “El señor obispo y el Gobernador civil consagraron la diócesis”
[11] ODIEL. 8 de diciembre de 1954, p. 3. “Programa para hoy” 
[12] ODIEL. 9 de diciembre de 1954, p. 7. “Toda la provincia estuvo ayer presente en Huelva”
[13] ODIEL.  9 de diciembre de 1954, p. 4.  Recogido por SUGRAÑES; E.J. “Salidas de las patronas y dolorosas”.  Huelva información.es. 18 de octubre de 2013. 
[14] ODIEL: “Orden e itinerario de la magna procesión mariana de hoy”. Miércoles 8 de diciembre de 1954, p. 3  ODIEL. 9 de diciembre de 1954, p. 4. “La semana mariana tuvo un brillante final…”
[15] ODIEL.   9 de diciembre de 1954, p. 5 “En la plaza de la Merced. “
[16] SANCHEZ CORRALEJO, 2012,  “El grupo Escolar y Valverde del Camino”, p. 193.
[17] ODIEL. 8 de diciembre de 1954, p. 4.  “Nuestra Señora del Reposo. Patrona de Valverde del Camino”
[18] Entrevista a Juan Manuel Nieto, quien con apenas 12 años era alumno interno del colegio de Los Maristas y vivió aquellos momentos. 
[19] ODIEL. 9 de diciembre de 1954, p. 4.  “Hermandad de Nuestra Señora del repos de Valverde del Camino”
[20] ODIEL. 15 de diciembre de 1954, p. “Valverde tributa un recibimiento apoteósico a su patrona”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario