Páginas vistas en total

domingo, 9 de diciembre de 2012

EL ROSARIO DE LA AURORA

EL ROSARIO DE LA AURORA
(chamariz, jilguero y jamás. . . . . .)             Andrés Bruno Romero Mantero







Los valverdeños coetáneos y mayores que yo habrán sentido, desde la cama, el cántico -al filo del alba- del rosario de la aurora, que rompía dulcemente el silencio de la madrugada con unos sones adecuados acompañados por el ritmo metálico –y bien timbrado- de un triángulo que se conocía como esquila.
En mi infancia, en los años 40 del siglo pasado, yo participé alguna que otra vez portando la esquila o un farol de la cabeza de las dos filas de personas madrugadoras.
“El demonio, como es tan travieso/ en una bellota se quiso meter/ y la Virgen María le dijo/ dónde vas demonio si no has de caber. . . . . . .”
Posteriormente creí que la “esquila” de Ríotinto fue aportada por valverdeños a la villa minera, porque suponía –con orgullo- que el rosario de la aurora de mi pueblo era el  origen de esta tradición.
Ahora me he sorprendido –con cierto desencanto- al leer en el libro “Cartas de España” de José Blanco White, el relato andaluz del año 1801:
“Existe en nuestros pueblos la antigua costumbre de despertar a los trabajadores antes del alba para que tengan tiempo suficiente de prepararse para sus labores. . . . . .Un hombre de buena voz, activo, sobrio y amigo de madrugar. . . . .recorre las calles una hora antes del alba llamando a las puertas de los que van a asistir al rosario invitándolos a dejar el lecho y reunirse para alabar a la Madre de Dios. La invitación se hace con coplas breves cantadas con una melodía muy sencilla acompañadas por el bello y variado sonido de una esquila que marca el compás”
No obstante no hay quien me quite mis impresiones infantiles de aquellos momentos, aunque la picaresca infantil paganizó aquellos cánticos y las transformó en esa otra que decía:
“En las Peñas se crían mujeres/ para gurumelos las más apañá/ se levantan por la mañanita/ y a la noche vuelven con la canastá//// Chamariz, jilguero y jamás, y el verdón se quedará pa atrás.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario