Páginas vistas en total

martes, 29 de enero de 2013

VALVERDE Y EL AÑO DEL HAMBRE


M. Fernando Gómez Cera, 



LA CRISIS, EL PAN Y EL AÑO LA “JAMBRE”
En  Facanias nº 430. Mayo  de 2009,

            
Inflación, deflación, PIB, hipotecas, bolsa, paro… Son algunos de los términos que con más frecuencia escuchamos desde hace ya un tiempo en prensa, radio, televisión y ahora Internet. No hablaremos de economía aquí, pero recordaremos, por ejemplo, que inflación es el aumento de precios de bienes y servicios en un periodo determinado; deflación es el término opuesto.

            Cuando hay inflación elevada, los bienes, entre ellos los alimentos, se encarecen mientras que si hay deflación, las empresas no querrán fabricar bienes por temor a perder dinero, llegándose en muchos casos a cerrarlas y en consecuencia los obreros irán al paro. De esto deducimos que lo más conveniente para las economías es una inflación moderada.

            Esta crisis, coyuntural por más señas, pasará y, a la vuelta de algunos años, volverá otra y así sucesivamente. Pero no hablaremos de esta crisis, sino de otra u otras de tipo estructural, ligada a los viejos ciclos agrícolas, que padecieron durante mucho tiempo nuestros antepasados y muchas de las personas que aún viven y que recuerdan.

            Pero tampoco disertaremos sobre ellas ni daremos nuestra opinión. Pondremos en estas páginas lo que las mismas personas dijeron sobre esto, a través de coplas, sentencias, refranes...,  todo ello sabiduría del pueblo, y dejaremos aquí sus realidades y sus deseos.

            Hablamos de ciclos agrícolas, de economía rural, por eso la vida de antes estaba ligada al buen tiempo, a las lluvias, a las heladas… No es de extrañar que en tiempos de sequía, “la seca”, se escucharan coplas como ésta:

                                               Virgen de Coronada, 
                                               ¡mándanos agua!,      
                                               que se nos seca el trigo
                                               y la cebada. (1)

            Porque el trigo es la base del pan y el pan es el alimento básico por excelencia. Los propios molineros cobraban su salario en especie: la maquila, esto es, una parte de la harina molida. Decir que era común hace algunas décadas amasar y cocer el pan en la propia casa. De la maquila habla esta copla:

                                               La molinera gasta
                                               finos collares
                                               de la harina que cobra           
                                               de los costales.

            Y del tipo de alimentación esta otra:

                                               La molinera come
                                               pan y tocino,
                                               y el pobre molinero
                                               pan y pepino. (2)
            De humor y de burlas otra más:

                                   Cuando paso por tu puerta
                                   cojo pan y voy comiendo,
                                   “pa” que no diga tu madre    
                                   Que con verte me mantengo. (3)

            Ante la carestía de los alimentos, un deseo, manifestado en una canción de corro:

                                   Vamos a jugar al corro,         
                                   a pedirle a Dios que llueva,
                                   que se ponga el pan barato
                                   y se casen las mozuelas.
                                   Ferrocarril… (4)

            Porque el pan, alimento básico fue en el tiempo la “jambre” racionado, como el aceite: “Tras la Guerra Civil… se inicia una política de racionamiento y control de la producción de trigo y harina, al igual que otros productos de primera necesidad establecida a través de la Fiscalía de Tasas y el Servicio Nacional del Trigo” (5). Así muchos de nuestros paisanos “debieron” dedicarse al estraperlo, el “trasperlo”; y una adivinanza, fiel reflejo de estos duros años:

                                   Adivina, adivinanza,
                                   ¿cuál es el bicho
                                   Que te pica en la panza?
                                                          
                                                                       R: El hambre

            Y de los mandamientos del campo, estos dos: (6)

                                   El siete, cuernos “mu” largos y poco aceite.
                                   …
                                   El nueve, ni se come ni se bebe.

            Podríamos seguir hablando de crisis, de pan y de “jambre”, pero ya es suficiente.
                       

                        
Notas.-

1) Véase otra versión en ARROYO VALERO, Luis,  Cancionero de Valverde del Camino 2 ª ed. p.30, Gráficas Fernández, Huelva 1989.
(2)             Estas dos coplas de molineros recogidas a José Márquez, Cristo Castilla y Aurora González e2 22/11/06.
(3)               Recogida a Dominga Bermejo el 10/01/07.
(4)             Recogida a un grupo de vecinas de Buitrón en 1981.
(5)             Véase REYES MESA, José Miguel, Evolución y tipos de molinos harineros: Del molino a la fábrica, p.139 Ediciones Asukaría Mediterránea, Granada 2001.
(6)             Recogido a Tecla Pedroso, natural de Zalamea y afincada en Valverde, el 30/03/09.                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario