Páginas vistas en total

miércoles, 5 de agosto de 2015

MAESTROS AÑOS, 50 Y 60. GRUPO ESCOLAR DE VALVERDE DEL CAMINO


Los maestros de los años 50 y 60.


Juan Carlos Sánchez Corralejo.

Extraído de "El grupo Escolar y Valverde del Camino (1937-1986)". En SÁNCHEZ CORRALEJO , J.C. PÉREZ RITE J.A. Y BARCELÓ MARTÍNEZ M. (2012):  Del Grupo Escolar al CEIP Menéndez y Pelayo, pp. 66-70
 


 Cada profesor llevaba un grupo de alumnos y se hacía responsable de ellos desde 1º hasta 6º Grado, impartiendo todas las asignaturas del currículo. No obstante, se impuso cierta especialización. La mitad del profesorado recibía el encargo de los tres primeros grados, dando clases a los niños de 6 a 9 años, y el resto el de los tres grados superiores, correspondientes a los niños de entre 9 y 12 años.

La distribución de aulas en la década de 1950 era la que sigue:

AULA
PROFESOR
Aula nº 1
Antonio Infante  Acosta
Aula nº 2
Manuel Medina Mora
Aula nº 3
Gregorio Romero Bogado 
Aula nº 7
Miguel Rasero /  Francisco Romero Calleja
Aula nº 4
Fausto Arroyo Lazo
Aula nº 5
Evaristo  Arrayás Mariano
Aula nº 6
Antonio Rodríguez Cepeda

Los maestros de los años 60 eran Antonio Infante, Francisco Romero, Gregorio Romero, Antonio Rodríguez, Manuel Medina, Fausto Arroyo, Antonio Castillo Manrubia, Fernando Gómez, Pedro Márquez y Severino Fernández.


AULA
PROFESOR
Aula nº 1
Antonio Infante Acosta  /   Fernando Gómez Becerro
Aula nº 2
Manuel Medina Mora
Aula nº 3
Teodoro González García
Aula nº 7
Francisco Romero Calleja
Aula nº 4
Gregorio Mora / Pedro Ceferino Márquez Mora
Puerta de servicios del primer ala
Puerta de servicios del segundo ala
Puerta de servicios de profesores
Aula nº 5
Antonio Cuevas Real / Severino Fernández García
Aula nº 6
Fausto Arroyo Lazo
Comedor escolar


Fausto Arroyo Lazo, nacido en el año 1900, era cuñado de Manuel Medina, ya que era hermano de la esposa de éste, Dulce Nombre Arroyo. Era hijo del zapatero Juan Arroyo Hidalgo y de Elvira Lazo Castilla. Para complementar su exiguo salario daba clases particulares, como la mayoría de maestros de aquella época. Fue miembro de la Junta Local de Primera Enseñanza como representante del colectivo de maestros, y secretario de la misma  desde 1951 a 1960. 
Llegó a Valverde en 1951, procedente de Santa Bárbara de Casa, pueblo que le profesa especial devoción[1]. Su carácter demócrata, republicano, y su valentía personal, escribieron algunas de las páginas más interesantes del anecdotario del Menéndez y Pelayo. En Santa Bárbara de Casa vivió la entronización del crucifijo en la escuela, tras la toma de la población por las fuerzas franquistas[2]. Casi al final de su carrera docente fue desterrado de Valverde con destino a Elche (Escuela Española. Provisión de destinos.  21 de junio de 1966).   .
 
 
 
Teodoro González García, natural de Carboneras, aldea de Aracena, vivió y estudió en Huelva, ya que su padre era trabajador de correos en aquella capital. En 1956 llegó a Valverde, recién casado con Carmen Sevilla. En 1959 se unió  al grupo de maestros del Grupo, en virtud del turno de consortes del concurso general de traslados[3]. Al inaugurarse el Grupo Escolar del Santo pidió traslado, por cercanía a su domicilio particular, permaneciendo en él hasta 1975. En ese año volvió con su esposa al Menéndez y Pelayo, donde se jubilaron ambos. Era –así nos lo reconocía Dª Carmen- un maestro recto, pero a la par muy simpático y ocurrente. Murió en 1989.

Manuel Zamorano Negri era otro de los maestros del colegio. Llegó para ocupar la plaza de Andrés Rite. Vivió en el nº 28 de la calle General Castejón, donde, de antiguo, se ubicó la escuela de la Cuesta de la Estación. Tras su paso por Valverde llegó a ser locutor y más tarde director de Radio Cadena Española en Huelva, la primera cadena radiofónica de la capital onubense, y destacado miembro del Frente de Juventudes.

Antonio Infante Acosta (1915-1996), natural de Bollullos del Condado, llegó a Valverde por una permuta en el curso escolar 1952/53. Parte de su estancia en el Grupo la cumplió como secretario del centro durante la dirección de Antonio Rodríguez-Cepeda García, entre 1953 y 1956. En el curso 1966/67 pasó a la  Escuela de Artes y Oficios, donde existía un aula de primaria que servía de preparación para el ingreso en la formación profesional, en la que permanecerá hasta el curso 1975/76.
 
Fernando Gómez Becerro (1929), tras su experiencia como interino[4], impartió clases en Valverde por primera vez en 1955, supliendo a Antonio Rodríguez-Cepeda en uno de sus habituales ataques de bronquitis, y después durante la excedencia de Antonio Castillo Manrubia, mediante nombramiento del delegado administrativo, Fulgencio Prat, y en 1956 sustituyó a D Manuel Medina por sus obligaciones de director. No se incorporó de manera permanente al colegio hasta el 1 de septiembre de 1961, con 31 años de edad[5], tras la jubilación de Gregorio Romero Bogado, tras abandonar su destino anterior,   la escuela rural del Manzanito, dependiente del Patrimonio Forestal del Estado. Se jubiló en 1992, con 62 años y 38 de servicios.

Francisco Romero Calleja (1929-2009) estuvo provisionalmente en el Grupo entre 1955 y 1957, compartiendo docencia con su padre, Gregorio Romero Bogado. Tras su paso por Encinasola[6], se instaló definitivamente en Valverde en el curso 1960/61[7], y  entonces se le asignó el aula nº 7.
 
 
Francisco Díaz Aranda, natural de Ciudad Real, llegó al centro en 1956 y durante su estancia en Valverde fue el director del centro. El curso escolar 1959/60 obtuvo destino en la escuela nacional de Bolaños (Ciudad Real)[8], aunque en aquel curso seguía siendo director del Menéndez y Pelayo.

Severino Fernández García llegó desde su León natal, pero se marchó pronto a Baracaldo. Vivía en una de las casas de los maestros del Grupo, junto a su esposa, la también maestra Mercedes Rodríguez Piñán. Su hija Mª Mercedes  era alumna del Grupo Escolar en 1967, año inaugural de la escuela femenina, pero además el matrimonio tuvo varios hijos en nuestra población. Junto a sus desvelos por sus alumnos, ayudó a preparar las Ciencias Naturales de bachillerato a algunos valverdeños[9].

  Pedro Ceferino Márquez Mora (1931), natural de San Juan del Puerto,  llegó al centro en el curso 1964/65, tras su paso por Chucena, El Campillo, Las Delgadas y la Escuela Parroquial de Zalamea la Real. En la década de los 70 y los 80 era el maestro de lengua de la tercera etapa. A principios de los 70 fue asesor o representante de la mutualidad dentro de la Junta de Maestros y destacado miembro de la Junta de Excursionismo. Se jubiló en 1991, al cumplir los 60 años de edad, ya como maestro del Colegio Los Molinos. .

 Otros profesores tuvieron un paso más efímero, como Manuel Conde, natural de Trigueros; Jesús González Martín, natural de Badajoz, quien estaba en el Grupo Escolar en el curso escolar 1958/59, y fue trasladado al año siguiente a la escuela de Almendralejo[10]; y Manuel Sánchez Borrero[11], durante la larga enfermedad del Antonio Rodríguez-Cepeda en el curso escolar 1958/59. También Antonio Cuevas Real[12], entre 1967 y 1970, años en los que además se ocupó de la secretaría del centro; o Agapito Verde, entre 1967 y 1969, encargado de la biblioteca en aquellos años.


A ellos se unieron abundantes maestros interinos. El artículo 81 del Estatuto del Magisterio de 24 de octubre de 1947, preveía cubrir ciertas vacantes mediante un sistema de provisión interina, sujeto a criterios de mérito y con publicidad:
 
«Si se diese la circunstancia de que se agotase el número de Maestros comprendidos en el punto anterior, las escuelas se atenderán interinamente, para lo cual será formada una lista en cada provincia, que encabezarán los Maestros nacionales que se encuentren en situación de excedencia voluntaria, que lo soliciten, seguidos de los Maestros de Enseñanza Primaria ordenados por el tiempo de servicios interinos. Los que carezcan de dichos servicios se ordenarán a continuación por la mayor antigüedad en la terminación de los estudios del Magisterio. La convocatoria que se realizará por la Permanente del Consejo Provincial, exigirá los documentos que acrediten conducta intachable en todos los aspectos, carecer de antecedentes penales y no padecer tuberculosis, enfermedad contagiosa, ni defecto físico que le imposibilite para el ejercicio de la profesión; se remitirá al Ministerio para su aprobación la lista de aspirantes. En la misma forma se procederá al agotarse los dos tercios de la anterior».


Entre el personal interino aparece un bisoño Pedro Márquez Mora, quien  estuvo en el grupo en el curso 1959/60 con carácter provisional, ocupando la interinidad que anteriormente tenia José Arrayás[13]. Un paso fugaz tuvieron el valverdeño José Arrayás Arroyo, primero en diciembre de 1958 sustituyendo a Jesús González Martín[14], y luego en el curso 1959/60[15]. Al año siguiente vinieron otros interinos, como Antonio Rivera Quintero[16], que además dio repaso a los alumnos que preparaban bachillerato; o Francisco Mendoza Cejudo, como propietario provisional en el curso 1966/67, con un primer curso ubicado en la séptima unidad, espacio éste que se ofrecía a menudo al último profesor que llegaba.     

 Todos ellos debían acudir al centro de trabajo con traje-chaqueta y corbata.  Pero a veces, con los calores del verano, la hora del día hacía que muchos maestros se aflojaran la corbata o incluso se deshicieran de ella. Varios maestros fueron sorprendidos de tal guisa y recibieron la amonestación de algún inspector, especialmente atinado a la hora de coger al pobre maestro en un renuncio, bajo el mandato de “hasta los chóferes de Damas llevan corbata», o alguna otra variante del mismo menaje que cambiaba a los honrados chóferes por repartidores de Coca-Cola.  

A los maestros se unieron las primeras maestras. Desde 1967 formaban la plantilla femenina del grupo escolar Águeda Díaz Barragán, Pepita Morcillo Navarro, María Josefa González, Manuela Serrano, Margarita Alburquerque y Pepita Garfia. A su labor y a la de sus sucesoras dedicamos el capitulo V del presente estudio. 


[1]. ROMERO ÁLVAREZ, Andrés (2012): “La escuela de Don Fausto”. Abril de 2012. Conferencia organizada dentro de los actos del 75 aniversario del colegio Menéndez y Pelayo. En Santa Bárbara, Fausto Arroyo impartió docencia durante 16 años, se ganó el aprecio de sus convecinos y hoy tiene dedicada una plaza.  Además de las clases habituales, daba repaso en la casilleta del corral, a la luz del carburo. Una tarde a la semana salía con sus alumnos al campo y les instruía sobre insectos y pájaros.
[2]. ODIEL, sábado 12 de septiembre de 1936, p. 4., junto a los maestros Inés Gutiérrez Morón, Pilar Migens Romero y Joaquín Fernández Caraballo.
[3]. Comunicación de nombramiento de 10 de agosto de 1959. Leg. 360. BOE de 14 de agosto de 1959.
[4]. Impartió clases de alfabetización en El Buitrón (nov. 51/ feb, 52), y más tarde en las escuelas de  Rociana (1952), El Campillo (dic 53/ marzo 54),  la Escuela Unitaria de Fuenteheridos (1954/55), la Unitaria de Beas (sept-.nov de 1957).
[5]. Comunicación del Delegado de Educación  a la alcaldía acerca de la Orden de la Dirección General de Enseñanza Primaria de 23 de agosto de 1961, sobre nombramiento del citado profesor en el concurso general de traslados por el turno V.   Leg. 360.
[6]. Escuela Española. Madrid 15 de enero de 1960.  Recoge la adjudicación de destinos de los concursos de traslados del  Boletín  Oficial del Ministerio de Educación Nacional.  Segundo Suplemento al nº 1003 de 14 de enero. 
[7]. Orden de la Dirección General de Enseñanza Primaria de 2 de febrero de 1960. Credencial  de 10 de agosto de 1960. Leg. 360.
[8]. A.M.V.C. Comunicación de nombramiento de 10 de agosto de 1959. Leg. 360. BOE de 14 de agosto de 1959.
[9]. Manuel Arroyo nos comenta que daba clases con él en los recreos y al finalizar el horario de tarde, para preparar las ciencias naturales de 3º de bachillerato. 
[10]. A.M.V.C. Credencial de 10 de agosto de 1959. Leg. 360.
[11]. A.M.V.C. Credencial de abril de 1959. Leg. 360.
[12].  La familia ocupó, junto a sus hijas Pepita y Mª Teresa Cuevas, una de las casas de maestros, al tiempo que las niñas estudiaron en el propio centro escolar. Abandonó la enseñanza para regentar un conocido camping de Cartaya.
[13]. Credencial de nombramiento de 28 de marzo de 1960. Leg. 360
[14]. Notificación del director del Menéndez y Pelayo. 9 de diciembre de 1958. Leg. 360. 
[15]. A.M,V.C., Credencial de nombramiento interino de 9 de septiembre de 1959. Leg. 360. De allí pasó al aula de primaria de la escuela profesional “José Antonio”, donde estuvo el curso escolar 1960-61 con nombramiento interino, para acabar definitivamente en el Grupo Escolar José Nogales.  
[16]. Credencial  como maestro interino. 30 de septiembre de  1960.  Leg. 360.

No hay comentarios:

Publicar un comentario