Páginas vistas en total

martes, 23 de noviembre de 2010

NUESTRAS RIVERAS Y ARROYOS: LA RIVERA DE VALVERDE, FRESNAJOSO Y CASTAÑO

La Rivera, el Fresnajoso y el Castaño

Francisco Javier Alcuña Macias
Antonio José Rodriguez Macias

Catalogo de la Biodiversidad y del Medio Ambiente.. Valverde del Camino. 2005
Consejeria de Medio Ambiente y Ayuntaniento de Valverde.
Gráficas Fernandez 

Las sierras valverdeñas sirven de cuna a algunos arroyos, cortos y sinuosos. En el Tinto desaguan la Rivera de Casa Valverde y los arroyos de la Lapa y del Castaño. En el Odiel los de Fresnajoso, Lagarejo, El Carrasco y Pajarrón.

El Fresnajoso.-  Su nombre hace alusión a la abundancia antigua de  fresnos.  En sus charcos (de la Coquina, de la Cruz, de las Golondrinas y de la Víbora) se han pescado tradicionalmente bogas para el “salmorejo” valverdeño: bogas asadas con cebolla tierna y culantro. También aparecen marmitas de gigante o pocetas, originadas por la erosión de la corriente. Muy llamativa es la del  charco de la Coquina, abundante en bogas pardillas y “picones” o barbos en desarrollo. El bosque de galería ha sido sustituido por jaguarzos, y cantuesos, conocido en Valverde como tomillos, palmeras de palmitos, rosales silvestres, zarzas y  acebuches Las juntas del Fresnajoso permiten aliviar la sed del caminante y evocar las vetustas labores  de molturación de la harina, a vista del molino del  Turnio. En el Fresnajoso vienen a morir, por su margen derecha,  El Lagarejo, que proviene de la Sierra de los Bueyes, y por la margen izquierda  el regajo de Las Sierpes, corto pero siempre húmedo.     

El Castaño.- Nace en el Chorrito de la Melera y conserva una típica vegetación ripícola a base de mimbreras y juncos,  fresnos y chopos, además de adelfas y lirios.  Su cauce aparece en gran parte colmatado por los vertidos de un lavadero de arena, situado aguas arriba. Su valor ecológico se incrementa con la riqueza etnográfica de sus molinos.  Bajo la mirada del Molino del Lanchoso o del  Lechero recibe las aguas del arroyo de La Lapa que nace en las Hoyas de la Viña y la Atalayuela, cerca del Pozo del Gamo. 

La Rivera de Valverde.- Es para muchos el  paisaje estrella del término,  gracias a la belleza de sus márgenes, pobladas de adelfas, tamujos, juncos y chopos. Como el resto de cursos fluviales, se ensancha secuencialmente en charcos (como los de la Pasada Llana, los Colaeros, La Barza, o del Risco) En sus riberas alternan explanadas pobladas de encinas, como la Pasada Llana, con valles estrechos colmatados de jaras. La rebuscada orografía provoca la existencia de  meandros o “revueltas”. La Revuelta del Risco, con la  Sierra de Rite al fondo, ofrece un extraordinario paisaje de pizarras erosionadas por las aguas de arroyada.  La revuelta del Tornero  ofrece un marco incomparable para pasar un día en familia.  Esperemos que los resultados de la Estación Depuradora vuelvan a llenar su cauce de bogas, barbos y galápagos. En su cercanía abundan los ciervos, y jabalís y se pueden  avistar cigüeña negras, garzas reales y distintas especies de rapaces como águilas ratoneras y culebreras e incluso algún ejemplar de águila imperial.
 La Rivera de Valverde amplia su caudal gracias a los cauces tributarios de  las Mateas y el Cañamar que alternan en sus márgenes    eucaliptos de gran porte, encinas, alcornoques y alguna chopera. Espléndido es el Charco de las Tres Encinas,  a punto de ceder su caudal a la Rivera de Valverde.

El Carrasco nace en  el paraje de El Ladrón y, tras pasar junto a la  laguna, las Cumbres de Calán  y un hermoso  pinar, se une al Odiel  al sur del Molino  del Vado, junto a  la revuelta del Pirraco.  Pajarrón.  Tras avenar la Zauzadita y el Coto de Zarza llena el Dique de Campanario y conforma el límite entre nuestro  término municipal y el de Beas.  

A las riberas se unen  algunas zonas húmedas como Bajondo, las Adelfillas o las Vegas del Dique, donde crece el musgo o panita (Sphacnum   ) para la decoración del “Portal de Belén


Revuelta del Risco


Rivera del Cañamar

Chopera. Rivera del Cañamar

No hay comentarios:

Publicar un comentario