Páginas vistas en total

sábado, 22 de septiembre de 2012

VALVERDE EN BLANCO Y NEGRO


 EL BARRIO VIEJO



1948.- Desde la calle del Sol, ya convertida en calleja, se encontraba –a la derecha- la peluquería de Manolo el “zumbío” y al frente el portalón (o puerta falsa) de la que fuera casa-panadería de Diego Mora y posteriormente de la casa de la familia Batanero.
Girando en ángulo recto hacia la derecha se enfila la calle Barrio Viejo, antes Pemán y antes Luis Fernández.
A la izquierda, entre otras, la familia Reverte, la familia de José Antonio Domínguez (el practicante) y posteriormente la de Diego Gómez Palanco; la de Fariña que luego fue de D. José Castilla y su mujer Benita Gamonoso; la familia de D. Luis Arroyo Valero y otras donde residió antes la familia Villadeamigo.
Por la derecha se encontraban –y quizás aún se encuentran- las viviendas de las familias Palomo, Alcarías, Herrezuelo, Calderay, el pariente Azogil –con su actividad labradora en la Peñuela-, cuyos corrales daban en algún caso- con el Gabatón del Orín y en alguno de sus espacios jugábamos a los toros.
El espacio público de la calle empedrada se ensanchaba y en el centro de esta virtual plaza, algunas veces se instalaba –temporalmente- algún cacharrito de feria, un pequeño circo, o el teatro del “Guapito”.
Después del callejón que viene de las cuatro casas, donde existe( ?) o existía un pozo con la mitad de su brocal dando al espacio público- estaban las viviendas de “los culebras”, sobrinas de nuestra entrañable zarzaleña María Rodríguez Rivas; la de la costurera Ana Salas –que era también una de las “cuatro casas”-; la de los Herrera (Itaela); Rafael; la familia Lorca y otras que ahora no me acuerdo más que donde vivían los Vizcaíno Bando y más adelante el albañil “Perete”
Después de pasada la calleja que interrumpe la acera izquierda –donde estaba el taller calderería de mi tío Manuel Cera y donde repujaba platos imperiales de cobre el orfebre Andrés Contreras- continuaba la calle con varias casas de las que recuerdo la de la familia Garrido-Gamonoso, la de mi tío Manuel Pernil Cortés y mi tía Ani Mantero –él descendiente de famoso tronco de maestros alarifes proveniente de Portugal-. Más adelante con viviendas, -alguna convertida hoy en cuasi taberna acogedora de entretenidas tertulias- y alguna de familia labradora que tengo en mi memoria infantil, la visión impresionante de una muchacha casi niña con el sueño eterno entre blancas telas y un tul que evitara la molestia impertinente de algún insecto. Más adelante vivía la familia de Alférez el municipal y por último la de Deogracias, que ahora sé que descendía del farolero sevillano que llegó a Valverde con el apellido de Ybarra.
                                                                            
 Andrés Bruno ROMERO MANTERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario