Páginas vistas en total

miércoles, 13 de noviembre de 2013

VALVERDE DEL CAMINO. LA GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil amplia sus funciones: la vigilancia de los ferrocarriles
Gaceta de Valverde, pág. 6
JCSC, Jefe local de la Guardia Civil

Antes de la organización del Duque de Ahumada puede afirmarse que ya existíamos, aunque fue el Gobierno de González Bravo el creador de la Guardia Civil de manera oficial,  ante  la necesidad de disponer de una fuerza nacional capaz de  hacer frente a la inseguridad motivada por el bandolerismo. A través de sendos decretos de 28 de marzo y de 13 de mayo de 1844 se nos creó como Cuerpo dependiente del Ministerio de la Gobernación, en lo referente al servicio, y del Ministerio de la Guerra, en cuanto a organización. 

 El  Duque de Ahumada, hombre de confianza de Narváez, militar de prestigio y profundo conocedor de la realidad española,  siguió los dictados de su padre, el marqués de las Amarillas y nos  imprimió nuestras señas de identidad: fuerte disciplina, capacidad de sacrificio, espíritu benemérito y lealtad a la Patria

Hasta ahora ha sido nuestro cometido averiguar el paradero los ladrones y recuperar los efectos robados, proteger la llegada de los correos y las diligencias, socorrer los carruaje y carros volcados, ayudar a los viajeros perdidos, conducir las caballería sueltas y las cabezas de ganado descarriadas. Junto a ello  contribuimos a cortar los incendios y velamos en todas partes por la seguridad de las personas y conservación de las propiedades. 

Debemos proteger  de las  inundaciones, terremotos, huracanes, temblores de tierra y tempestades. Nos está encomendada  la conservación de los montes y arbolados, así como la de los bosques del Estado y de particulares, especialmente de los árboles frutales y viñedos que se encuentran en las inmediaciones de los caminos. Para todo ello la Cartilla de la Guardia Civil nos obliga a poseer grandeza de alma y sublime abnegación, cualidades  necesarias para tan delicadas funciones, virtudes que sólo pueden abrigarse en corazones puros y limpios de toda mancilla.

En 1853 supimos adaptar nuestra organización con vistas a cumplir misiones en caso de guerra. En este mismo año se creó la llamada Compañía de Guardias Jóvenes, que, a partir de aquel momento, ha sido un auténtico vivero de guardias civiles. Ya desde el año anterior, 1852,se publicó la Cartilla, verdadero código moral del Guardia Civil, cuyos preceptos se han mantenido inalterables con el paso del tiempo. En 1857, siendo nuevamente Director del Cuerpo el Duque de Ahumada, se elevó la fuerza hasta los 10.000 hombres.

Además de lo dicho, las prerrogativas del  Real Cuerpo de Carabineros de Costa y Fronteras nos permite garantizar  la vigilancia de las Costas y Fronteras y  hacemos cada día más activa la guerra al contrabando en toda la Península,  afianzamos la protección y fomento de la industria nacional conforme a las leyes de Aduanas.   Hoy somos los garantes de orden público,  pero no hay que olvidar nuestra presencia en actividades humanitarias y el rigor en el desempeñó del servicio. 

Desde 1850 nos hicimos cargo del servicio de Torres Vigías por extinción del Cuerpo de Torreros de Costas. Una Real Orden de 5 de febrero de 1853 nos organizó para caso de guerra en batallones y escuadrones. Por ello, en 1859, participamos en la guerra de África con una fuerza especial para el control fiscal de proveedores, contratistas y bagajeros. 

Grandes han sido nuestros desvelos para auxilio de la población en general, destacando las labor en las riadas de Valencia. Desde el año 1865 nos ocupamos de ejercer el servicio de Consumos, siendo la nueva modalidad de "Carabineros consumeros", aunque estos cargos solo han sido puestos en vigor en las Comandancias de Alicante, Tarragona, La Coruña, Barcelona, Madrid, Málaga y Cádiz, con un contingente aproximado de 500 hombres.

A partir de ahora se nos encomienda además la vigilancia de las estaciones de ferrocarril ubicadas en zonas y puntos fiscales. Por ello, nos satisface la llegada del ferrocarril a Valverde y nos agrada la nueva tarea que se nos encomienda.  Que no duden todos los valverdeños que seguiremos garantizando el Buen Orden y la Seguridad Pública. Todo sea por la patria.





No hay comentarios:

Publicar un comentario