Páginas vistas en total

domingo, 30 de marzo de 2014

LOS ORÍGENES DE LA HERMANDAD DE LOS BLANCOS.


LOS ORÍGENES DE LA HERMANDAD DE LOS BLANCOS. LA FUNDACIÓN DE LA VOT SERVITA DE VALVERDE DEL CAMINO

          
                                                                            Nuria  Navarro Márquez
Francisco Espinosa de los Montero.
 
 
Fuente: "Los orígenes de la hermandad de los Blancos. La Fundación de la VOT Servita de Valverde del Camino". En 1938-2013. 75 Aniversario de María Santisima  de los Dolores.  Valverde del Camino.  revista editada por la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de los Dolores
 


PRIMERA PARTE.-
 
  La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de los Dolores se crea en el año 1941 bajo las diligencias del párroco valverdeño D. Jesús de Mora fusionando varias de las devociones locales.


   Al perderse todo el patrimonio en los sucesos acontecidos el 21 de julio de 1936, las antiguas cofradías del Mayor Dolor y la Buena Muerte junto a la imagen del Gran Poder que, aunque carente de hermandad propia gozaba de un gran arraigo devocional, se fusionan para su reconstitución y surge la hermandad actual.

     Los titulares que actualmente posee la Hermandad son un Nazareno, obra de Antonio Castillo Lastrucci y bendecido en el año 1940; la maravillosa escultura del Cristo de la Buena Muerte salida de las manos del extremeño Enrique Pérez Comendador en el año 1943; y María Santísima de los Dolores, imagen tallada por el escultor Manuel Pineda Calderón en el año 1938, siendo ésta última la primera imagen que llega a Valverde tras la guerra civil.
            En cuanto a los orígenes de esta corporación, hasta el momento se sabía que a finales del XVIII -hay datos ya en 1791- se realizaba la denominada “Procesión del Encuentro” con dos imágenes, una la de Jesús del Gran Poder y otra, la de Nuestra Señora del Mayor Dolor, ambas sin cofradía. Esta última imagen recibía culto en una ermita propia trasladándose por aquellas fechas a la iglesia parroquial. Años más tarde, en 1817, se aprueban las reglas de la Venerable Orden Tercera de los Siervos de María de Valverde del Camino. Estos son los datos conocidos hasta la fecha de hoy.
            Sin embargo, recientes investigaciones nos hacen aportar nuevos datos en cuanto a los primeros años de esta corporación valverdeña y que nos harán retrotraer la fecha de fundación de la VOT de los Servitas de Valverde al año 1796, fecha en la que recibe su patente fundacional. Asimismo, hemos localizado, en la caja 523 del Archivo Diocesano de Huelva, las primitivas reglas de esta corporación, las cuales nos permiten hacer un análisis de cómo serían los primeros años de esta asociación.

LOS SIERVOS DE MARÍA

 
            La Orden de los Siervos de María (O.S.M.) tiene su origen en la ciudad italiana de Florencia. En el año 1233, siete comerciantes locales de una cofradía mariana de la ciudad decidieron vivir con mayor austeridad y soledad espiritual, ayudando a los necesitados y dando preferencia al culto a la Virgen María en sus dolores. Según la tradición, el 15 de agosto de 1233 se les aparece la Virgen María y les indica que tomen el hábito negro y que sigan la regla de San Agustín. Estos siete varones (conocidos como los siete santos fundadores y entre los que destaca san Alejo Falconieri) fueron los iniciadores de la orden religiosa, pero con la llegada de san Felipe Benicio (auténtico propagador de la orden) y santa Juliana Falconieri es cuando el culto se extiende con rapidez, siendo aprobadas las reglas de los frailes de la O.S.M. en 1304. El siguiente paso, y este es el que más nos interesa, se da en 1424 cuando el papa Martín V da a los priores generales de la O.S.M. autorización para el establecimiento de las Venerables Órdenes Terceras (V.O.T.) de seglares. Serán estas asociaciones de fieles laicos las que tomarán la espiritualidad de la orden para expandirla en el mundo. El último paso se da en 1692 cuando Inocencio XII proclama a la Virgen de los Dolores como patrona de la O.S.M. Es a partir de este momento cuando proliferan por España las V.O.T. de los Siervos de María (conocidos como Servitas), siendo notablemente favorecidas por los distintos pontífices que les conceden indulgencias, bendiciones, breves e incluso les dotan del Jubileo Circular en 1796.
            Centrándonos en España, los conventos masculinos se establecen en el norte del país, principalmente en Cataluña, no existiendo ninguno en Andalucía. Sin embargo, las VOT Servitas sí que se establecen rápidamente en nuestra región, siendo la de Granada (1668) la más antigua de todas. Otras fundaciones importantes fueron las de Córdoba (1699), Sevilla (1720) y Cádiz (1727). En la provincia de Huelva, la primera corporación servita fue la de Paterna del Campo (1763), la de Huelva hubo de esperar a 1771. En un cuarto de siglo se fundan más de 10 de estas corporaciones en la provincia, lo cual da una idea de la efervescencia de la devoción a la Virgen de los Dolores a finales del siglo XVIII. Y es a finales de este siglo, en 1796, cuando se erige la VOT Servita de Valverde del Camino.
         
   La desamortización de 1835 supuso un serio revés para la orden servita en España. Eso hizo que desaparecieran los conventos hasta fechas recientes y que la mayoría de las VOT servitas pasaran por años de apuros. Con el paso del tiempo y, especialmente tras el paréntesis de la Guerra Civil, las VOT sufren  importantes transformaciones. Muchas de ellas desaparecen, la mayor parte se adhieren o transforman en hermandades de penitencia (caso de la de Valverde del Camino) manteniendo más o menos alguno de los rasgos de la espiritualidad servita. Hoy en día tan sólo quedan en Andalucía 3 VOT Servitas, las de Carmona, San Fernando y Cádiz.

 
FUNDACIÓN DE LA VOT DE LOS SERVITAS DE VALVERDE DEL CAMINO
 
  En efecto, tras localizar las primitivas reglas de la VOT Servita de Valverde del Camino, hemos podido encontrar una serie de novedosos datos acerca del devenir de esta corporación durante sus primeros años. El legajo que contiene las reglas se comienza con una copia de la patente de fundación de la VOT de Valverde. Dicha patente, redactada en latín, está expedida en el convento de Barcelona, sede general de la orden en España por aquel entonces, y firmado por el Prior General, fray Juan Baynal. Pero lo más interesante de esta patente es la fecha de su concesión, el 5 de abril de 1796. Esta es la fecha que debe ser tomada como la fecha fundacional de la VOT de Valverde y, por ende, de la actual hermandad de los blancos, continuadora de la devoción a la Virgen del Mayor Dolor.

    ¿Por qué entonces las reglas no se aprueban hasta 1817? Hay varios elementos que se pueden apuntar. Lo primero, es que era muy habitual que las hermandades (también las VOTs) se erigieran sin tener redactados estatutos, tardando varios años en redactarlos (la mayoría de las veces por algún imperativo legal) o incluso rigiéndose por las reglas de otra corporación similar (como podría ser la de Sevilla como fue el caso de la VOT de Valverde). También hay que aportar que la situación en España a finales del XVIII y principios del XIX fue realmente complicada. Hubo varias epidemias de peste que mermaron sensiblemente la población (y llevaron a la bancarrota a más de una hermandad que, al incluir el entierro de sus hermanos dentro de sus reglas, se encontraron en serias dificultades para asumir los  gastos derivados de los sepelios). Por otro lado, tras la batalla de Trafalgar (1805), los ingleses establecen un cerco sobre el sur de España para impedir la llegada de mercancías desde América. Por último, la invasión de España por parte de las tropas napoleónicas, sumió la región en una total crisis a todos los niveles. Es por tanto fácil de entrever lo complicados que debieron ser los primeros años de la corporación valverdeña hasta que, tras la expulsión de las tropas francesas de Andalucía en 1812 y el retorno de Fernando VII (tan deseado como catastrófico para la nación), pudieron volver a emprender su andadura y redactar reglas, las cuales eran demandadas desde el Consejo de Castilla, ya que las hermandades, amén de la aprobación eclesiástica, necesitaban por aquel entonces la aprobación real.

 
            Todo esto parece desprenderse de la documentación que acompaña a las reglas de 1817. En efecto, podemos leer lo siguiente:
La Congregación de Siervos de María Santísima en su precioso título de Dolores... Penetrado dicho Reverendísimo de nuestros deseos concedió su permiso y licencia en Cinco de Abril de Mil Setecientos Noventa y Seis, para la manifestada fundación con unión a aquella primitiva de su mando, cuyas letras credenciales presentamos a V.S. No pudiendo los suplicantes llevar a debido efecto los deseos que dieron motivo a esta pretensión, en que tanto ha de ser Dios glorificado, y propagado el culto de su Santísima Madre sin la precisa aprobación de V.S. y confirmación de los Estatutos que han de servir de Regla a esta Nueva Congregación, desde luego nos pareció indispensable formar una Regla que inviolablemente haya de observarse, conforme en todo lo sustancial a la que se profesa en todas las órdenes de Siervos de María, y con consideración de los usos y costumbres de este País, y fondos actuales, cuyo contexto comprendido en catorce Capítulos hacemos presente a V.S. Mas deseosos igualmente de que no sufra más demora tan piadosa fundación, teniendo presente este clero los sujetos más devotos, de buena vida y costumbres, y a propósito para los empleos que deben componer el primer Cabildo para el buen régimen y orden de esta nueva Hermandad, hemos nombrado para oficiales los sujetos que se mencionan en la lista adjunta; y deseando en un todo sean de la aprobación de V.S., teniendo esta Hermandad esta nueva condecoración desde su principio = Suplicamos rendidamente a V.S. se digne cooperar con su benignidad a nuestros deseos, concediéndonos la gracia, no solo de que se funde en esta Iglesia Parroquial, y Altar de María Santísima del Mayor Dolor, la Hermandad o Congregación de Servitas de tan glorioso título bajo los estatutos que comprehende la Regla que presentamos; sino también la de confirmar en sus respectivos empleos a los oficiales que deben componer su primer Cabildo”.
           

 De la lectura de este párrafo se confirma la fundación de la VOT Servita de Valverde del Camino en 1796 y que, tras funcionar unos años sin reglas, deciden someter las mismas a la aprobación real. Este escrito está fechado a 28 de abril de 1816 y esta debe ser tenida como la fecha de la reorganización de la VOT aunque las reglas fueran aprobadas al año siguiente. Es muy interesante confirmar además que en aquella fecha la Virgen tenía su propio altar en la iglesia parroquial de Valverde y como la advocación era de María Santísima del Mayor Dolor (a pesar de que la mayoría de la VOT Servitas tenían dolorosas con la advocación de la Virgen de los Dolores). Por último, aparecen nombrados los hermanos que participaron de la reorganización de la VOT y que son los siguientes:


Bernardo Foyo, Santiago de Castilla, Andrés de Jesús Caballero y Borrero, José Javier, Alonso Gómez y Mora, Diego Duque, Antonio Ramírez Caballero, Pedro Lorenzo Ramírez, José María Vázquez, Gregorio Díaz Bermejo, Alejo Bonaño, José María Ramírez, Lorenzo Sánchez Moya, José de la Cruz y Juan Gil Bermejo”.
           

La distribución de los cargos fue la siguiente:
Corrector don Pedro Lorenzo Ramírez Presbítero y Confesor = Hermano Mayor Blas Moya = Oficial Primero y Consiliario Andrés Martín = Oficial Segundo y Consiliario Pedro Sánchez Capitán = Sub Corrector don José García Parriño, Presbítero y Confesor = Secretario don Juan Melchor Presbítero = Celador oficial don José Díaz Varón = Maestro de Novicios don Manuel Matamoros = Padre de Ánimas Gregorio González Giraldo = Diputado primero Pedro Vizcaíno el mayor = Diputado segundo Diego Díaz Vara = Prioste Gregorio Álvarez Mora”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario